bateria alvarez de castro foto aerea

Montjuïc y los túneles secretos de la batería de costa del General Álvarez de Castro

El 31 de julio próximo, se cumplirán siete años del artículo que publiqué en mi blog, titulado: “El refugio del Paseo de Montjuïc, y los túneles del polvorín Álvarez de Castro”. A pesar de los años transcurridos, seguí llevando una intensa investigación que pudiera ofrecer al lector una argumentación  más amplia y fidedigna de la que en su día ofrecí, con el fin de aclarar algunos comentarios y dudas que algunas personas me hicieron llegar a través del blog.

No obstante, realizar una investigación de una plaza militar, no es tan sencillo y conlleva una serie de peticiones y autorizaciones fuera de lo común. Sin embargo, debo decir, que todas mis peticiones fueron atendidas, y que gracias a ellas, pude encontrar prácticamente toda la información que buscaba. Por lo tanto, y antes de continuar, debo agradecer a la “Comandancia de Obras nº 3 de Barcelona”,(1) su estimada colaboración, ya que buena parte de éste trabajo se alimenta de la fuente de datos que ofrece la documentación de la “Hoja de Estadística” de la Batería del General Álvarez de Castro, de fecha 1 de enero de 1960. Así mismo, mi agradecimiento al joven historiador Jaume Susany, por su aportación documental sobre la propia batería de costa, y sus estudios e investigaciones  sobre el Parque de Atracciones de Montjuïc.

Se preguntarán ustedes, el motivo por el cual he tardado tantos años en contar el misterio de los túneles de la Álvarez de Castro. Pues bien, lo decidí cuando leí en la sección de “Vivir” de La Vanguardia de 2 de mayo de 2014, un artículo titulado: “La Montaña laberíntica” donde el periodista se recrea dando informaciones de las diferentes galerías y túneles que comenzaron a tejerse durante el siglo XVIII, citando entre ellas, la del polvorín de la Álvarez de Castro, donde dice lo siguiente:

“Aquí es”, apunta Jordi, uno de los responsables de los jardines de la montaña de Montjuïc. Señala una enorme pared de piedra de un metro de grueso y siete de alto, completamente cubierta de hiedra. Aquí estuvo el acceso principal tenía (o tiene) 30 metros de longitud, el secundario, unos 18, aunque, según algunas fuentes, los pasadizos se internaban más de 300 metros en las entrañas de Montjuïc. Jordi es de los pocos de la montaña que conocen la historia de esa pared disimulada por la vegetación, en pleno parque Joan Brossa que tiene tapiado su enorme acceso. Hasta la desaparición del parque de atracciones, algunas galerías del polvorín formaron parte de la atracción del Tunel del Terror. Fue el último uso de una construcción que data del siglo XIX, de la época de la guerra de Cuba, y que también tuvo su uso durante la Guerra Civil. No se tiene datos de exploraciones a conciencia de lo que queda al otro lado de los accesos tapiados, ni de esas galerías, ni de otras muchas que se cree que pudieron conectar al propio castillo con la batería militar de Bona Vista, en el entorno del hotel Miramar”.

Cuando leí lo expuesto, observé tanta similitud con lo que yo había publicado, que decidí volver a plantear la información con un argumento más sólido y transparente que llegara con más intensidad y resolución a los lectores, con el fin de dejar claro de lo que fue y representó para la montaña de Montjuïc, la batería de costa Álvarez de Castro, donde sus instalaciones militares destruidas en 1965, no hubieran desentonado con el paisaje, poniendo como ejemplo el propio castillo de Montjuïc. No obstante, parte del túnel intermedio de ésta se mantiene en pie y en buen estado de conservación a pesar de los años transcurridos. Por lo tanto, el trabajo que a continuación expongo, lleva como fin, desvelar y aclarar los secretos que  se guardan detrás del enorme muro de piedras centenarias, que formaban la fachada principal del polvorín, que más bien parece en la actualidad el muro de las lamentaciones, debido a que muchas personas nos lamentamos de no poder saber y ver lo que hay escondido en sus entrañas, consolándonos leyendo el letrero que colocó Parques y Jardines, que dice:

“fachada principal de la antigua red de túneles y cámaras de almacenamiento”.

No obstante, hace unos meses, han publicado en Internet, vídeos y fotografías de los túneles del polvorín. Hace ya unos años, intentaron penetrar a dichos túneles a través de un agujero en la parte inferior derecha del muro principal, como veremos a continuación, aunque este primer intento no llegó a materializarse. Sin embargo, parece ser, que esta vez, localizaron una de las ventanas tapiadas con las piedras, abriendo el acceso por el lado más vulnerable, ya que detrás estaba la entrada a éste, en todo caso, sino entraron por el muro, por donde lo hicieron, porque que yo sepa, solo hay una entrada y ésta está bien custodiada para poder acceder a ella.

fachada principal red tuneles montjuic

Cuando el Ayuntamiento de Barcelona, compra los terrenos de la batería en el año 1965, pagó la cantidad de 4.312.672 pesetas al Ejército por los 21.563,36 metros cuadrados. Sin embargo, el Ayuntamiento de Barcelona, sufragó con sus fondos un Acuartelamiento en la montaña de Montjuïc -terrenos comprendidos entre la parte superior del polvorín y la Carretera de Montjuïc-, por un importe de 1.716.000 pesetas, considerándose esta cantidad a cuenta del total de la valoración, por lo que el Ayuntamiento, abonó solo la diferencia, es decir, 2.596.672 pesetas. Un año más tarde, en 1966, se inaugura el Parque de Atracciones de Montjuïc, utilizando parte de los túneles del polvorín, en la atracción del Tren Fantasma que, por cierto, debo pedir disculpas a los lectores, ya que en mi anterior artículo, lo llamé la “Bruixa“, desempeñando su actividad hasta 1998 que cerró sus puertas, dice Jaume Susany:

“Es interesante este aspecto del parque de atracciones, porque el proyecto del mismo previó la conservación de dos de los edificios de oficiales del antiguo cuartel para adecuarlos a nuevas funciones. Por un lado, el antiguo edificio de oficiales sería transformado en las nuevas oficinas del parque, y por el otro el antiguo polvorín, que fue transformado en una atracción denominada Tren Fantasma”.

Como sabemos, se conservó el edificio de un piso que ejercía como cuerpo de guardia con una superficie edificada de 93,50 metros cuadrados, que con la reforma del Parque en los años setenta, se le agregó un piso donde un grupo venezolano dirigido por José Antonio Borges Villegas, ubicó las oficinas de la empresa “Parque de Atracciones S.A.” Por lo tanto, considero que ya es hora de desvelar el secreto que celosamente guardan los terrenos que ocupó la 1ª Batería de Costa de las Defensas de Barcelona, General Álvarez de Castro.

BATERÍA DE COSTA ÁLVAREZ DE CASTRO

En la R.O. de 26 de agosto de 1897, al señalar la situación y artillado de las baterías que habían de constituir la defensa marítima de Barcelona, se indicaba en la ladera de las subidas al castillo de Montjuïc, una batería que debía artillarse con 4 obuses O.H.S. de 24 cm. y otras de 4 O.H.S. de 21 cm. pero habiéndose concedido a esta plaza en 1898 con motivo de la Guerra de los Estados Unidos, 4 obuses O.H.S. de 30,5 cm., se procedió a la construcción de esta batería para el artillado, que por R.O. de 3 de agosto de 1898, se dispuso fuera definitivo y en sustitución de los 4 obuses de 24 cm. que señalaba la R.O. de 26 de agosto de 1897.

Ocupados los terrenos en 14 de julio de 1898, se invocó el oportuno expediente de expropiación con arreglo al R.O. de 10 de agosto de 1898 (C.L. nº 274) página nº 481.- por el que se restablece con carácter transitorio y con algunas limitaciones el Reglamento de 13 de julio de 1863, dictado con el fin de ampliar al Ramo de Guerra la Ley de expropiación forzosa de 14 de julio de 1863. Por lo que los terrenos con una superficie de 21.563,36 metros cuadrados, quedaron propiedad del Estado, quedando inscritos en el Registro de la Propiedad de Occidente de esta plaza en el año de 1863.

Por Real  Orden de 8 de octubre de 1904, se dispuso que la batería se denominara“Batería del General Álvarez de Castro”, sustituyendo al que se le había puesto en un principio “Batería de Obuses de 30,5 cm. en las laderas de la subida al Castillo de Montjuïc”. Este cambio de nombre, se debió  probablemente, como reconocimiento al brigadier Álvarez de Castro, por negarse a entregar a los franceses el castillo de Montjuïc, cuando en 1808 era gobernador militar.

La batería, se construiría en la falda de la montaña en su parte N.E., a una distancia de 850 metros de la plaza (ciudad) y a 725 del castillo, y contigua a la carretera que une aquella con éste, y a 600 metros de la orilla del mar. Como ya sabemos, su superficie total cubría 21.563,36 metros cuadrados. No obstante, debido a las condiciones del terreno y al estrecho camino que ascendía al castillo, se tuvieron que realizar grandes obras para acondicionar una carretera que ofreciera las condiciones necesarias para alcanzar con buenas garantías la zona donde se empezarían a realizar las obras. Sin embargo, una vez construida ésta, las condiciones de vialidad de la carretera quedaron muy limitadas, pues tenía curvas de 10 y 17,50 metros de radio y pendientes de 17 a 15%, que exigían emplear un cuádruple de la tracción que se exigiría en terreno horizontal.

Son muchos los vestigios que quedan en la actualidad de lo que fue la antigua Carretera de Montjuïc, solamente hay que buscarlos y eso es lo que hice, llevándome una agradable sensación porque encontré pruebas suficientes para argumentar lo costoso que tuvo que ser su construcción en aquella época, aunque se aprovechó la entrada que había realizado el Ejército en 1860 cuando se abrieron los terrenos que, desde el antiguo Paseo de Colón, en la actualidad Paseo de Josep Carne, accedían a la carretera que llevaba a la Batería Buenavista, y que en la actualidad es el Paseo de Montjuïc. Cuando descubrí por primera vez el refugio del Paseo de Montjuïc, entre las calles Mata y Cabanes, pensé que aquel muro de piedras milenarias, albergaba una reducida estancia que era utilizada por un destacamento de soldados que custodiaba la entrada y salida a  la batería. Durante la Guerra Civil, se utilizó como refugio debido principalmente a los constantes bombardeos de los aviones italianos, como me contaron algunos vecinos de la zona. (Fotografía aérea, realizada en 1927.(Autor sin designar)

mapa murallas montaña de montjuic

Como podemos apreciar en el mapa, las líneas de color rojo, indican el camino que llegaba al castillo desde las murallas de Barcelona,  En verde, el camino que llevaba a Santa Madrona que, con las obras en 1929, de la Exposición Internacional, se construiría La Avenida de Miramar para comunicar el recinto de ésta, con los jardines y  restaurante de Miramar, construidos para tal evento.

entradas tuneles montjuicSubiendo por el Paseo de Montjuïc, observé que el muro formaba el trazado de  la antigua carretera que giraba a la izquierda, por lo tanto, era un muro de contención que a su vez daba la inclinación ascendente hacía el paso natural de la montaña, el cual podemos ver en el plano anterior que, durante siglos se había utilizado como camino hacía el castillo de Montjuïc. A medida que subía por la carretera, actualmente llamada, Passatge de la Vinyeta, encontraba en el margen derecho, restos de pequeños muros de contención formados por piedras de la propia montaña. De pronto, la carretera giraba a la derecha, donde me encontré con los muros que los militares habían construido a ambos lados como protección. En la propia calzada, en su centro, queda una zona adoquinada que manifiesta la antigüedad de ésta. Sin embargo, como podrán ver, me llevé una buena sorpresa, porque el paso estaba tapiado  con un enorme muro de hormigón al otro lado de la verja, posiblemente cuando el edificio  de Miramar que, había sido la sede de TVE en Cataluña desde 1959 a 1983, se reconvirtió en hotel, en 2006.

recorrido murallas montaña de montjuic 1

antigua entrada tuneles montjuic

almacen brigadas montaña de montjuic

El Ayuntamiento de Barcelona, aprovechó el lugar como almacén municipal “Brigadas”

Los muros de piedra, soportan desde hace muchos años, el peso de las enormes vigas de hormigón, que en su parte exterior, constituyen la base del suelo del balcón que ofrece unas vistas panorámicas sobre la ciudad de Barcelona. En definitiva, el camino de Montjuïc, dejó de ser tal, con la construcción de la batería de costa, pasándose a llamar desde entonces, Carretera de Montjuïc.

El 14 de julio de 1896, se ocupó el terreno para la construcción de la batería. Seguidamente  se empezaron los trabajos, siendo más activos en 1898, que fue cuando se descubrieron la tumbas judías en la margen derecha del camino, poniendo en evidencia y malogrando algunas tumbas a la vez que se constataba la presencia de éstas a ambos lados del camino. Las obras se continuaron en lo sucesivo con lentitud, paralizándose el 10 de agosto de 1901, por agotamiento de la consignación correspondiente a dicho año. En 1902, solo se trabajó desde el 11 de marzo al 31 de julio; en 1903, no se trabajó por falta de crédito y en el 1904 los trabajos dieron comienzo el 16 de mayo y terminaron el 31 de diciembre. El proyecto de su construcción fue aprobado por R.O. de 8 de octubre de 1904, y su presupuesto ascendió a la cantidad de 750.000 pesetas, de las cuales 370.168,58 pesetas se sufragaron por crédito extraordinario de 34.607,78 pesetas por la suscripción nacional y 196.459,74 pesetas por el ordinario del Material de Ingenieros, restando un crédito de 148.825,90 pesetas.

La magistral -linea formada por la parte más elevada – tenía una longitud de 49 metros y estaba constituida por 4 emplazamientos para artillería en un solo orden de fuego, construyéndose las casamatas  con explanadas de hormigón cuyos parapetos tenían una coraza de hormigón de 1,50 metros. La configuración del terreno obligó a situar las explanadas a distintas cotas, siendo estas de 95 – 100 – 105 y 110 metros sobre el nivel del mar, respectivamente. Las piezas emplazadas fueron  4 obuses O.H.S. de 30,5 cm. (O= Obús; H=Hierro; S=Sunchado), sobre montaje de marco bajo y giro central, dice al respecto Jaume Susany:

“Estaba dispuesto también de cuatro piezas de artillería de costa, unos obuses construidos en Trubia (Asturias), numerados del 12 al 15. Llegaron al puerto de Barcelona en julio de 1898 y se instalaron en un par de meses. Eran de calibre 305 m/m modelo Ordoñez 1891”.

baterias alvarez de castro

La artillería de costa diseñada por el artillero teniente coronel Salvador Díaz Ordóñez, que entre los años de 1884 a 1890, diseñó varios modelos de cañones declarados reglamentarios de 30,5 cm, 24 cm y 21 cm, además de obuses de los mismos calibres. En 1884, Ordóñez, inició un proyecto de otro cañón de éstas características, calibre 30,5 cm, que no dio resultado y en 1890 dio comienzo al proyecto de un sistema completo de artillería para defensas de costas, que comprendía tres cañones de hierro, sunchado, entubados, en los calibres 21, 24 y 30,5 cm, y tres obuses de hierro, sunchado, de los mismos calibres. Todas estas piezas fueron declaradas reglamentarias, por R.O. de 10 de octubre de 1891 (C.L. nº 392), como modelos del año 1891, las de 21 y 24 cm, cañones de hierro, sunchado y entubado, y obuses de hierro, sunchado.(2) En el verano de 1898, llegaron a Barcelona, procedentes de la Fábrica de Municiones y Fundición de Cañones de Hierro Colado, o simplemente “Fábrica de Cañones” de Trubia (Asturias), 4 piezas numeradas del 12 al 15, que fueron instaladas en la batería de costa Álvarez de Castro. Los proyectiles utilizados eran de 301 mm de diámetro, 1.295,5 mm de longitud y 380 kilogramos de peso, con una carga de pólvora de 120 kilogramos.(3)

baterias montjuic

Fotografía ( Montjuïc: Notas históricas y descriptivas – J. Roca

En la fotografía superior, podemos apreciar el número 14 de identificación del obús O.H.S modelo 1891. En la fotografía inferior,  podemos ver la totalidad de la casamata que, en terminología militar, es el nombre que recibe cualquier construcción de tipo sólido destinado a albergar algún tipo de arma defensiva, así como el obús instalado en ella, los proyectiles y el montacargas por donde se subían éstos. El carácter de la obra en su conjunto, es puramente ofensivo cubriendo con sus fuegos todo el sector marítimo y su acción táctica la ejercía en combinación con las demás baterías que constituían la defensa marítima de Barcelona.

Por su proximidad a la plaza (ciudad) y al castillo de Montjuïc, no se proyectaron alojamientos, pero sin embargo, se construyó un solo cuerpo de guardia de un solo piso que ocupaba una superficie edificada de 93,50 metros cuadrados que se conservó cuando en 1965 se procede al derrumbamiento de las edificaciones.

entrada principal bateria y polvorin montjuic

Entrada principal a la batería y al polvorín

 

cuerpo de guardia montjuic

Cuerpo de guardia

El cuerpo de guardia estaba situado también en la gola -entrada desde la plaza al baluarte-, un camino de servicio que corría a retaguardia de las explanadas y desenfilado en parte por el mismo terraplén de la obra y en el resto por su trazado establecía comunicación directa entre las explanadas, los repuestos y el cuerpo de guardia terminando en la carretera que desde la plaza -ciudad- sube al castillo de Montjuïc. La capacidad de este alojamiento era de 16 hombres como dotación ordinaria y de 24 como extraordinaria.

cuerpo de guardia montjuic 2

En ésta fotografía, se puede apreciar en la parte trasera del edificio, un espaldón con muro de contención para poner a la tropa a cubierto de los tiros directos del enemigo. Por otro lado, la carretera comunicaba directamente con el polvorín. Respecto al segundo piso del edificio, comenta Jaume Susany:

“Centrándonos un poco con el antiguo edificio de oficiales, éste tenía un total de tres entradas y doce ventanas. Las ventanas, de doble hoja vidriera, tenían una verja de forja ornamentada con unos espirales. Todas las ventanas y puertas tenían un pequeño friso en su entorno. La fachada en su parte superior tenía un remate y la azotea era una terraza cubierta de baldosas. En una primera fase y para su adaptación a edificio de oficinas del parque de atracciones, únicamente se le practicó una ligera restauración, conservando exteriormente el mismo aspecto y adaptando mínimamente el interior a las nuevas necesidades. Posteriormente, hacia 1974, se le añadió un segundo piso de aspecto muy sencillo, sin ornamentos y con unas verjas de diseño más moderno que no respetaban el estilo del edificio original. Este nuevo espacio se reservó para despacho del director, mientras que las estancias inferiores se utilizaron como archivo y sala.”

bosque muralla montjuic

escaleras parque montjuic

Nada más entrar a la carretera que conducía al cuerpo de guardia y al polvorín, existía un camino que comunicaba con la casamata de la primera batería que estaba posicionada a 95 metros sobre el nivel del mar, y cuyos restos se pueden apreciar en la fotografía superior, en la inferior, podemos apreciar la escalera que comunicaba la primera con la segunda y viceversa.

Se construyeron repuestos y almacenes para el servicio de municiones, compuesto de almacén de pólvora de cargas hechas de proyectiles varios y de proyectiles cargados y locales para confeccionar las cargas y cargar los proyectiles, ocupando una superficie de 576 metros cuadrados, protegidos por bóvedas de hormigón de 1,50 metros de espesor y capa de tierra de 3 metros de altura, con la capacidad suficiente para almacenar 400 disparos; cuatro repuestos parciales, dos para los cartuchos y otros para proyectiles cargados, teniendo planta rectangular de 5 x 3 metros cada uno con una superficie de 15 metros cuadrados y cedida para 20 disparos por pieza (con arreglo a lo que dispone la R.O. de 22 de noviembre de 1898)

muro principal polvorin montjuic

Muro principal del polvorín General Álvarez de Castro

Los almacenes generales estaban situados en la gola y tenían la forma rectangular y se componían de un polvorín para pólvora de proyección de 10 x 3 metros. Otro para pólvora explosiva de 5 x 3 metros, dos locales para confeccionar carga y descarga de proyectiles de 5 x 3 metros cada uno, otros dos de 10 x 3 metros para repuestos generales de cartuchos y de proyectiles cargados respectivamente, y por último otros dos de 21,80 x 3 metros, uno para almacén general de proyectiles vacíos y otro para parque general de la batería. Todos estos locales se hallaban cubiertos de tierras de 3 metros de altura. Existían además en el fondo de la plaza de arenas, tres locales complementarios de 5 x 3 metros, igualmente protegidos.

escalera bateria 2 a 3 casamata montjuic

Escalera que parte de la segunda batería a la tercera Casamata, posicionada a 105 metros de altura sobre el nivel del mar

escalera esplanada polvorin a la casamata montjuic

Escalera que parte desde la explanada del polvorín a la Casamata de la cuarta batería posicionada a 110 metros sobre el nivel del mar.

Debido a la proximidad a la plaza -ciudad- y al castillo de Montjuïc, no se proyectaron almacenes de víveres. El de material se construyó con una superficie de 66 metros cuadrados en iguales condiciones de protección que los almacenes para el servicio de municiones.

Desde su construcción hasta finalizada la Guerra Civil Española, ésta sufrió constantes arreglos y mejoras que siguieron realizándose hasta 1950, año en que sus obuses se dieron de baja, aunque se mantuvieron en sus emplazamientos. Sobre la efectividad de éstos, veamos lo que dice Jaume Susany:

“Durante la guerra con los Estados Unidos en Cuba,  no llegaron a utilizarse por este motivo. Más tarde, durante la guerra civil, las piezas quizás fueron utilizadas con efectos disuasorios, habiendo quedado totalmente obsoletas ante los cañones de los barcos atacantes, que desde alta mar, bombardeaban la ciudad buscando objetivos concretos con cierta precisión.”

Sin embargo, durante la primera semana de mayo de 1937, se vio involucrada en lo que se llamóhechos o sucesos de mayo“, donde su comisario político, el anarquista –acrata– Antonio  Guardia Faro, apuntó con los obuses de 30,5 cm. al Palacio de la Generalitat y otros objetivos militares, recibiendo una orden directa de los jerarcas anarquistas, de que abriera fuego si en un tiempo determinado no recibían noticias desde el propio Palacio de la Generalitat, donde estaban dialogando  con Lluis Companys, el resto de partidos políticos y sindicatos, siendo este hecho, por lo tanto, el más importante desde su instalación, ya que pudo haber cambiado el signo de la guerra y del anarquismo, donde la situación extrema se había convertido en una guerra dentro de la Guerra Civil, y que conllevó a la perdida  de la propia autonomía catalana.(4)

Como ya he comentado al inicio de este artículo, conocemos con cierta seguridad, que los túneles o galerías del polvorín que formaba parte integral del acuartelamiento de la Álvarez de Castro, siguen en pie. Veamos a continuación varias fotografías y sus comentarios:

Los túneles o galerías del polvorín del acuartelamiento de la Álvarez de Castro siguen en pie Clic para tuitear

tuneles montjuic

Fotografías archivo Josep Soler

Los comentarios y explicaciones que argumenta Jaume Susany, son fiel reflejo de lo que significó la atracción del Tren Fantasma en las instalaciones del viejo polvorín. Susany, se recrea, como buen conocedor del tema, exponiendo datos importantes que identifican a la perfección, para lo que fueron construidos y adaptados.

En la fotografía superior, se puede apreciar uno de los túneles utilizados para la atracción, en la que se ve un único raíl rodeado de dos paredes paralelas de tablas de madera; esta vía era propiamente de la atracción, aunque por debajo se conservaban los raíles paralelos de las vagonetas de munición. También, pintado de negro, puede verse en la pared de la derecha el  muro original del polvorín, cornisa incluida que, por lo que parece se derribó en parte por la adaptación, y luego cubierto de cemento el trozo roto. La estructura de arcos metálicos que puede verse pertenecía a la atracción. La fotografía inferior, vemos uno de los túneles, quizás el de más a la derecha del polvorín, teniendo como referencia la entrada de la atracción de frente. Pueden verse los raíles, una especie de escuadra metálica sobresaliente en la pared para dejar algún fin indeterminado e incluso una sección de tubería metálica. Aunque no se puede ver con claridad en la imagen, la parte superior del túnel todavía conserva unos pequeños aislantes de porcelana situados a cierta distancia a modo repetido, bien para llevar luz o bien para llevar una línea telefónica. Creo que todo lo que se ve en el túnel es original de la época del cuartel, incluido el encalado de las paredes. En  algún momento de las obras, se vertió tierra en cantidades considerables desde un punto superior que dejaron cegado el túnel (dirección a la pieza, claro, pero dirección al castillo? El sentido es el mismo).

tuneles montjuic 2

Fotografía: archivo Josep Soler

En esta fotografía podemos ver una de las hornacinas donde se instalaba algún tipo de candela o lámpara, se encontraban aproximadamente a un metro del suelo. La imagen está tomada en una zona en principio original del cuartel, es decir, que no se modificó para la atracción.

tuneles montjuic 3

Fotografía: archivo Josep Soler

La fotografía superior, ofrece una vista de otro de los túneles adaptados para la atracción, pero solo fue pintado de negro, sin ningún tipo de decorado. En principio, por éste túnel no pasaba ninguna vagoneta del tren fantasma, puesto que los raíles que se ven en el suelo son de las vagonetas de munición. Probablemente se usó para apartar alguna vagoneta averiada o similar, más bien como vía muerta, pero al no estar tapada de la vista del recorrido de la atracción, se pintó de negro para que no destacara. En la fotografía inferior, se observa otro de los túneles cegados del mismo modo que el anterior, con tierra tirada desde arriba. En éste se pueden ver dos perforaciones en la sección que posiblemente se hicieron accidentalmente trabajando en la superficie o bien por el peso de la maquinaria de las obras. La manera de romperse el muro hace deducir que quizás la presión vino desde fuera de la bóveda. No se aprecia que se hubieran hecho con ningún fin concreto. Por otro lado, podemos ver con más claridad que en el otro túnel los aislantes eléctricos.

Si después de más de 45 años, los túneles del polvorín que formaban  parte de la atracción del Tren Fantasma, siguen en pié, es de suponer que los demás túneles que distribuían los proyectiles a las cuatro casamatas, estén todavía en buena conservación. ¿Por qué?  Cuando leí por primera vez los documentos que había conseguido en la Comandancia de Obras nº 3 de Barcelona, pude comprender y relacionar lo que había visto en la primavera de 2008, cuando visité por primera vez el túnel que guarda sigilosamente lo que fue el antiguo edificio del cuerpo de guardia de la batería Álvarez de Castro, donde Parques y Jardines lo adaptó para ubicar el almacén, donde los jardineros guardan las herramientas que utilizan para el mantenimiento de los jardines de la montaña y el de “Joan Brossa“, que es donde se encuentra la batería y el polvorín. No obstante, debo decir, que la buena conservación del túnel, es gracias a la buena labor de Parques y Jardines, ya que sino, pienso que hace muchos años, hubiera sufrido continuas visitas en su interior de personas sin escrúpulo  que hubieran degradado lamentablemente lo que todavía en la actualidad puede ser recuperado.

En fin, ahora ya saben los lectores donde se ubica la entrada al túnel intermedio de la batería. Veamos a continuación lo que describe la “Hoja de Estadística” de 1 de enero de 1960:

“Los repuestos parciales colocados por grupos de dos en los intermedios de las piezas 1, 2, 3 y 4, con subterráneos, y luces interiores cubiertas de bóvedas de hormigón de 1,30 metros de grueso y una capa de tierra de dos metros de espesor; de cada grupo de repuestos partían galerías que lo ponían en comunicación con los montacargas y con los almacenes generales, teniendo aquellas dos metros de anchura con bóveda de hormigón de un metro de grueso y de dos metros de espesor”.

Por lo cual, cuando describí el túnel que había visto en mi primera visita, lo hice con un planteamiento bastante acertado a la realidad:

“Una vez dentro, intente orientarme con el fin de esclarecer hacia que lugares partían las diferentes ramificaciones que, por cierto, estaban tapiadas. El túnel principal se conserva bien a pesar de los años transcurridos, y está formado por dos muros paralelos de 15 a 20 metros de longitud aproximadamente, cubiertos por una bóveda semicilíndrica, y con una anchura y altura suficiente para hacer circular una vagoneta y varias personas a la vez. En su parte central, el túnel quedaba cortado en dos ramificaciones, una a la izquierda y la otra a la derecha, y siguiendo el túnel en linea recta, la otra, quedando por lo tanto la parte visible en forma de cruz”.

El túnel  en sí, tenía la misión de comunicar las salas para cartuchos y  proyectiles del polvorín, con los repuestos, o sea, locales-parciales de 15 metros cuadrados colocados por grupos de dos en los intermedios de las piezas 1, 2, 3 y 4. Por lo cual, la parte del túnel que yo vi, y que ustedes podrán ver a continuación, comunicaba el polvorín con las ramificaciones de la izquierda que llevaban el armamento a las casamatas, y los cuatro locales en el lado derecho en dirección al castillo de Montjuïc. No obstante, Son muchas las veces que he mirado con detenimiento y esmero la fotografía que encabeza este artículo, a tal punto, que he forjado en mi mente una imagen la cual adjunto a continuación, que pueda ofrecerme algún detalle  sobre  la situación primitiva del túnel intermedio, aunque esto se verá cuando en realidad se acceda sin trabas y paredes que corten el paso a sus ramificaciones. Veamos lo que comenta Susany, sobre los túneles:

“El polvorín de la Álvarez de Castro, constaba de una estancia semisubterránea dividida en secciones, de la cual partían cuatro pasadizos subterráneos hasta cada pieza, que se encontraba a cierta distancia. (…) Al lado de cada pieza se instaló un pequeño montacargas que comunicaba con el final de cada túnel que partía del polvorín, para facilitar el suministro de la munición. Asimismo, los túneles disponían de unos rudimentarios raíles por los cuales se desplazaba manualmente una plataforma para poder trasladar la munición. Las paredes presentaban a lo largo unas pequeñas hornacinas protegidas con una puerta de vidrio para alojar candelas y así iluminar el espacio”.

vision baterias alvarez de castro montjuic

Bajo mi punto de vista, he llegado a la conclusión, que las ramificaciones hacia las casamatas, solo pudieron ser dos. Para argumentar está afirmación, he trazado una línea recta desde el principio del túnel intermedio en el edificio del cuerpo de guardia, hasta la cuarta casamata, dándome cuenta de un detalle muy significativo, las edificaciones donde se ubicaban los servicios, entre ellos, el montacargas y la escalera que comunicaba el túnel con el exterior, coincidían en la misma posición en la casamata 3 y 4. Por el contrario, la 1 la tenía en el lado derecho y la 2 en el lado izquierdo, siempre mirando hacía el mar. Por lo qué, no podía trazarse un solo túnel que enlazara las dos casamatas como en la 3 y 4, siendo independientes la una de la otra, comprendiendo entonces el motivo por el cual vi una ramificación a la derecha y la otra a la izquierda, debiendo aclarar, que no me expliqué correctamente, porque cuando describí por primera vez lo que había visto, no especifiqué que mi posición en el túnel era de frente mirando a las dos ramificaciones, por eso dije que una estaba a la izquierda y la otra a la derecha, cuando en la realidad las dos estaban en el lado izquierdo en dirección a la casamata 4. Por otro lado, esto explicaría el hueco del montacargas que pude ver en el túnel intermedio, por lo qué,  posiblemente, estaba justo debajo de la tercera casamata.

No obstante, lo que me ha quedado bastante claro con esta imagen, es la seguridad de poder decir, que ninguno de los túneles podían comunicar con el castillo de Montjuïc y la batería de costa Buenavista. Sin embargo, me llevaría una grata sorpresa si me equivocara, ya que este descubrimiento abriría una nueva línea de investigación llena de sorpresas.

Ninguno de los túneles secretos podía comunicar con el castillo de Montjuïc Clic para tuitear

entrada tunel desde respiradero guardia montjuic

Por otro lado, los túneles tenían en su parte superior varios respiraderos o puntos de luz que comunicaban con el exterior, tal y como podemos observar en las fotografías. Veamos la opinión de Susany:

“Uno de los llamados “puntos de luz”, que daría a la parte frontal del polvorín, tapiado durante el acondicionamiento para la atracción, así como el hierro que se ve en primer plano”.

almacen

Fotografía: archivo Josep Soler

En esta fotografía, se puede apreciar la anchura del túnel, a los dos lados herramientas y enseres de los jardineros. Al fondo una puerta abierta con un pequeño vestíbulo utilizado como vestuario. En el suelo, una huella palpable de los raíles de las vagonetas, donde quedan cortados a la entrada del vestíbulo.

tunel 2

Fotografía: archivo Josep Soler

Esta imagen del túnel es muy completa, ya que la cámara fotográfica la captó desde una prospectiva más amplia. Al fondo está el vestíbulo, las palas, picos,  rastrillos y banquetas. En frente, maquinaria para la jardinería, sacos de abonos y las carretillas. Pero lo más importante de esta fotografía, son las huellas de los raíles de las vagonetas. Si nos fijamos bien, veremos como delante mismo de los soportes de las carretillas, se inicia una bifurcación a la derecha, esto quiere decir, que posiblemente fuera la conexión entre los locales parciales y el polvorín. Otro detalle a tener en cuenta, es el semicírculo que nace en el techo. Detrás, de ésta pared y hasta el vestíbulo, existía un hueco cuadrado el cual supongo que llevaba al exterior, este espacio pertenecería entonces al hueco del montacargas que subía los proyectiles al obús ubicado en la casamata.

tunel 4

Fotografía: archivo Josep Soler

En esta toma, podemos observar que en el fondo del túnel, hay una pared con una puerta que cierra el paso de éste. No obstante, en la parte superior, se aprecia la continuidad de la bóveda.

tunel 5

Fotografía: archivo Josep Soler

En esta imagen, se puede observar el deterioro del rebozado, dejando ver los ladrillos que se utilizaron para la construcción de la bóveda. Así mismo, queda constancia en la pared de las piezas de porcelana que separaban los cables del tendido eléctrico.

El traslado de los obuses al exterior del castillo de Montjuïc, donde en la actualidad siguen colocados, ofrecen a sus visitantes la oportunidad de saber o averiguar  lo que representaron  para la defensa de costa de Barcelona, aunque debo constatar, que no existe ningún cartel informativo que indique la historia de éstos.  Sin embargo, hubiera sido elemental haber conservado las instalaciones militares tal y como fueron traspasadas al Ayuntamiento de Barcelona. Creo, que la combinación de dichas instalaciones con la naturaleza y los jardines,  hubieran dado una perspectiva diferente al lugar, haciéndolo inmejorable para la admiración de miles de visitantes, donde a los cuales se les hubiera podido enseñar un mundo subterráneo con infinidad de detalles e incluso con la ubicación de un museo militar que pudiera ser un ejemplo de conservación y de restauración de la memoria histórica.

¿Por qué no recuperar de alguna manera la historia de este lugar, y el proceso histórico para lo que fue construida en 1898? Son muchos los lugares visitados por miles de personas que recuerdan la Guerra Civil Española; los búnkers antiaéreos del Carmelo en el Turó de la Rovira, los refugios construidos como el 307 en Pueblo Seco, o el refugio antiaéreo de la plaza del Diamante en el barrio de Gracia y la plaza de Sant Felip Neri cerca de la Catedral de Barcelona, entre otros. Es lógico que las casamatas quedaran enterradas o destruidas totalmente, pero los túneles no tuvieron el mismo destino, ya que están enterrados con capas de tierra de dos y tres metros de altura y sus bóvedas con hormigón de 1,5 metros de espesor, por lo que están esperando a que sean recuperados para que ocupen el lugar que se merecen entre las maravillas que contiene la montaña mágica.

Por último, sería de gran interés ciudadano, hacer llegar al Excelentísimo Ayuntamiento de Barcelona, (Distrito Sants-Montjuïc) una propuesta digna y firme que les haga reflexionar y pensar de que todos los lugares históricos, deben ser protegidos y conservados porque son parte de la historia de nuestra civilización, y eso está, como es obvio, en la mano y la “lucha” de todos.

Notas

 Foto de portada Batería Álvarez de Castro. Fotografía aérea realizada por el Institut cartogràfic de Catalunya
 1.-COMANDANCIA DE OBRAS Nº 3 DE BARCELONA- EDIFICIO DEL GOBIERNO MILITAR PORTAL DE LA PAU Nº 5- BARCELONA.
 2.- https://www.catalogacionarmas.com/public/12-retrocarga-Ejto-1867-95.pdf
 3.-3ª.- https://www.catalogacionarmas.com/…/17-retrocarga-proyectiles-1896-1935.pdf
 Artículo original publicado en Abril del 2015 y adaptado a la nueva web

You may also like

Leave a comment