Las cosas claras: Consecuencias de la Guerra Civil Española

Hoy os quiero traer como invitado a un amigo muy especial, que ha sufrido las consecuencias de la Guerra Civil en primera persona.

 Autor invitado: Antonio Guardia

Hola lector,

Me presento, Soy Antonio Guardía, nací el uno de septiembre 1935 en la calle dos de mayo nº 300 (piso 3º en el terrat) de Barcelona – España. Me bautizaron el 29 septiembre 1935 (a los 20 día de nacer) en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen (Libro III – folio 583). De padre catalán, nacido en la provincia de Lleida.

Me registraron oficialmente en Barcelona en octubre 1938 (Registro civil Barcelona folio 345 Nº 2078), cometiendo dos errores que destrozaron mi vida, haciéndomela casi imposible.

El primero, fue posiblemente que la persona que me inscribió pusiera el día del registro 05 Octubre 1938 (cuando yo tenía ya tres años, un mes y cinco días de vida), en lugar de poner la fecha de mi nacimiento. Este error me dio muchos problemas, aunque, los pude corregir presentando mi partida de bautismo, en ella especificaba que me bautizaron tres años antes de nacer. (todo se arreglaba)

El más grave fue el segundo, donde me robaron  mi dignidad y mi nacionalidad.

En octubre 1938 (cuando me inscribieron en el registro) ya se conocía la orden ministerial del 12 agosto 1938 publicada en el BOE el 17 agosto 1938. (Nº 48 Página 758). Esta orden decía era obligatorio que los registros civiles fueran escritos en “castellano” a partir del 18 julio 1936, en caso que no fuese escrito en ese idioma, no serían considerados como válidos.

Esa orden no me debería afectar ya que nací en el 1935 (antes del 18 julio 1936). El funcionario que rellenó el documento, posiblemente no conociera esa orden, pero la administración de Barcelona sí estaba obligada a conocerla.

Por ese error me pusieron un sello por detrás del documento que lo inutilizaba.

Me encontré en mi país como una persona indocumentada y sin papeles, perdí mi dignidad, mi nacionalidad, sin derecho al trabajo ni a escuela… Un calvario! soporté esa cruz hasta el  1969. Para más inri, nos expulsan de nuestro hogar, poniéndome en medio de la calle cuando cumplí los cuatro años de edad.

No soy culpable de nada ya que no pude rellenar esos documentos en catalán, ya que tenía tan sólo tres años y no sabía escribir ni tampoco expresarme por no saber hablar bien todavía y por desconocimiento en esa fecha.

Con muchísimo trabajo y tiempo pude conseguir que el Ministerio de Justicia reconociera mi veracidad, reconociéndome sólo que sufrí “Discriminación Lingüística“, cosa que no fue sólo eso pero ya me conformo.

Pero lo más grave es que las autoridades actuales de Cataluña, su administración que fue quien cometió los errores, (aun que reconozco fue orden del régimen de Franco), hoy día me niegan un reconocimiento de lo sucedido.

Para finalizar este pequeño artículo sobre las consecuencias de la Guerra Civil Española opino que se están pasando las leyes por alto exigiendo un referéndum,  independencia dividiendo de esta forma a los catalanes (por el afán de ocultar corrupciones y buscar sus intereses personales). Los ciudadanos catalanes tenemos muchos problemas más importantes, sanidad, paro, pensiones, educación etc… sería mejor que se ocuparan de estos problemas y dejar de alargar el suicidio colectivo de Cataluña por su ineficacia de gobernantes.

Muchas gracias a todos.

Un cordial saludo.

 Si quieres leer el libro de Antonio Guardia, sólo tienes que suscribirte al blog y lo obtendrás de forma gratuita